Infieles ¿Nacen o se hacen? (Mi teoría)

infiel

Últimamente no sé qué pasa pero me llegan historias de infidelidades por todas partes y yo que todo me lo tomo como una señal, pienso… este es Dios o el Universo o lo que sea que haya por ahí, que me está pidiendo un nuevo post para mi blog.

10Mandamientos

Así que veamos, porque yo no entiendo mucho estas historias. Llamadme antigua, pero para mí si tienes pareja es porque esa persona es con la que quieres compartir tu vida y punto. Entiendo que en el camino nos podemos llevar sorpresas y pueda aparecer otra persona y te enamores. Hasta ahí todo dentro de la normalidad si en este caso dejas a tu pareja y comienzas una relación con tu nuevo amor.

Pero esto que parece que está de moda últimamente de que la gente se convierta en infiel como rol habitual de su vida y aquí no pase nada: NO-ME-CA-BE-EN-LA-CA-BE-ZA. (- Hola, me llamo Mariano, soy de Cuenca, camarero desde los 20 años e infiel hace 14, encantado)

no

Total, que me ha dado por reflexionar y me surgen dudas como: el infiel ¿Nace o se hace?. Pues voy a empezar por el principio a ver si veo la luz: Para que se produzca una infidelidad y por lo tanto el infiel exista, ha de haber, al menos, tres sujetos. A saber:

Sujeto 1: al que ya hemos presentado y llamaremos el “Infiel” (que no se ofenda el género masculino, pero la mayoría de los infieles que conozco son tíos, así que esto no es una cuestión de discriminación, sino de porcentajes estadísticos)

Sujeto 2: al que llamaremos “Cornuda” (tómese como término más popular para que todos nos entendamos y no como algo ofensivo, por favor)

Sujeto 3: al que llamaremos “Amante”

Existen a su vez y claramente varios tipos de infidelidad, pero es que si me pongo a analizarlos todos, primero me vulevo tarumba y segundo me da para un libro. Así que en este caso he decidido centrarme en la infidelidad cuya relación entre infiel y amante se alarga en el tiempo y que no se limita al revolcón mondo y lirondo, sino que intervienen sentimientos, expectativas, etc. Vamos, esa en la que el infiel mantiene una “doble vida”

Pues bien. Podría pasar que todos sean muy liberales, muy hippie-flautis y que todo sea del agrado tanto de infiel como de cornuda y amante, en cuyo caso, amigos: yo me callo, nada que decir. Peeeeeero creo yo que esto es más bien raro. Así que si esta no es la situación, mi conclusión es esta: ¡Olé por el infiel, queridos! Sí, sí, un aplauso, hagamosle la ola.

aplauso

En serio, yo si tuviera que elegir uno de los tres personajes me quedo con el infiel, que es el que tiene TODO:

– Con la cornuda la familia, la parte oficial, la comodidad, la “cara a la galería”, lo socialmente aceptado, la establidad, la que le va a acompañar hasta la vejez. Querida Cornuda y todo esto porque tú, sí tú, lo estás permitiendo, porque lo sabes, porque te da miedo que no haya nada más si dejas al infiel, por el qué dirán, por la “galería”, por los niños, por la hipoteca, por todas las excusas que se te ocurran y que tristemente a ti te parecen  válidas para mantenerte al lado del tipo este aunque sea con amargura, con resignación y con cada vez menos autoestima.

-Con la amante el “sin compromiso”, el sexo, el fin de semana, la cena, el desahogo, la aventura, la adrenalina, etc. La libertad de hacer lo que le salga de sus infieles huevos y siempre sin compromiso, porque nadie se lo pide. El aparecer y desaparecer porque es lo que las amantes permiten. Querida amante y todo esto porque tú lo permites. Te pones el cartel en la frente de “siempre disponible” a cambio de las cuatro migajas de “cariño”que te caen, tan míseras y tan escasas, pero que a ti te alcanzan para alimentar esa esperanza de que la va a dejar y va a ser por ti. Y lo jodido es que lo permites por las mismas razones que esa que crees que es tu rival … aquí algo falla…

smeogle1

Y es que mientras vosotras dejáis que el infiel lo tenga TODO odiáis a la que está igual que vosotras en la otra cara de la moneda. Las dos creéis que sois tan poco que no hay nadie ni nada mejor en esta vida para vosotras. Las dos os estáis conformando, resignando y rindiendoos ante la vida, ante vosotras mismas porque, lo siento, pero no os queréis lo suficiente, no veis lo mucho que  valéis y os merecéis y no os hacéis valer ante ese que se supone que os ¿ama?. Mientras, en vuestras propias narices tenéis a alguien que sí lo está consiguiendo TODO, porque… Ay, queridas, él sí que cree que se lo merece, que lo vale y ya lo veis…ahí lo tiene, ahí os tiene. Mis disculpas por ser tan brusca, que ya me lo dice mi madre y tiene más razón que un santo, pero es que me indigno.

Ahora sí que lo tengo claro, el infiel ni nace ni se hace… al infiel le hacéis en COLABORACIÓN cornudas y amantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s